El peso del turismo en el camino de Santiago

El camino de Santiago es un viaje que hacen los peregrinos, que originalmente parte desde Francia, y llega hasta la ciudad gallega de Santiago de Compostela. Esta vendría a ser la descripción más precisa, pero no hay que olvidar, que detrás de esta tradición, hay todo un motivo cultural y religioso.

Caminar, es la principal tarea del peregrino durante los días que haya decidido hacer el camino. Incluso, hay un diploma, llamado la Compostela, que se otorga a los visitantes que realicen un mínimo de 100 km. Es una credencial, que certifica que la persona ha hecho el camino de Santiago.

Para llevarlo a cabo, hay diferentes rutas. Se puede salir desde Francia, con 775 km por delante, aunque lo más común es salir desde nuestro país. Existe el camino aragonés, con 164 km, el camino vasco, con 203 km, o el camino del norte, que es el más largo, con 32 etapas y 815 km.

Durante todo el recorrido, los viajeros, se hospedan en diferentes albergues para llegar y alojarse en algunos de los mejores hoteles de Santiago de Compostela. Suelen tener precios económicos, aunque hay de todo. La idea principal, es andar entre 20 y 30 km diarios, con sus paradas y descansos para continuar varios días.

El año pasado, recorrieron el camino más de 190.000 peregrinos de 133 países. Esta cifra supuso un aumento del 5 por ciento, respecto al año anterior, que fueron 179.900. De entre los peregrinos, los españoles que hicieron el camino, fueron más de 90.000, a los que hay que sumarle 15.000 turistas alemanes, 12.000 italianos, 8.000 franceses, y 10.000 portugueses.

El Camino se ha ido internacionalizando cada vez más. Cada año son más los turistas extranjeros que deciden realizar este sacrificio. Existen rutas desde diversos países europeos, no solo desde Francia. Italia, Alemania y Portugal, ofrecen rutas a los peregrinos que decidan salir desde su país de origen.

Desde el año 1990 la cifra de peregrinos ha aumentado considerablemente. En este año fueron 5.000 los peregrinos, sin embargo, en 1993, esta cantidad ascendió hasta los 99.400. Con subidas y bajadas, no se superó este número hasta el 2004, cuando 179.000 personas se animaron a caminar hasta Santiago. En 2010 se dio la cifra más elevada. 272.700 peregrinos.

Por motivos religiosos, culturales, o por tradición, el camino de Santiago se ha puesto de moda en los últimos años. Como se ha visto, miles de turistas deciden hacer las rutas, y vivir la experiencia de pasar días caminando.