¿Qué es una operación blanca?

En una empresa los accionistas tienen mucha relevancia porque realizan diversas actividades. No solamente reciben dinero en forma de dividendos cuando se hace el reparto de capitales sino que también deben realizar ampliaciones de capital. Con este concepto nos referimos al momento en que el capital de una empresa se ve aumentado por algún motivo. Puede ser por la entrada de dinero nuevo o por la conversión de obligaciones o beneficios en acciones. Por tanto, se puede hacer o bien incrementando el valor nominal de las acciones ya emitidas o emitiendo nuevas acciones.

En el momento en que la ampliación de capital se produce entra en juego un nuevo concepto: el derecho de suscripción preferente a favor del accionista. Es un derecho económico que trata de evitar que los nuevos socios consigan mayor participación. Es decir que cuando se amplíe el capital de una empresa y crezca el número de acciones el accionista no tenga menos derechos. No es justo que una persona que llegue nueva a una empresa obtenga los mismos beneficios que los socios que llevan años luchando con esas acciones. Este derecho se encarga de dar prioridad al antiguo accionista.

Por tanto, el derecho del viejo accionista es preferente a la hora de acudir a la ampliación de capital. Si no acude a esta ampliación puede vender sus derechos para que otros lo hagan por él. Estos derechos adquiridos por un nuevo socio cotizan en el mercado y sirven como valor de referencia a tener en cuenta a la hora de invertir en dicha empresa. En función de la relación entre las acciones viejas y las nuevas el accionista necesitará más o menos Derechos de suscripción preferentes para acudir a la ampliación.

La operación blanca consiste en invertir en acciones en una ampliación de capital que esté completamente financiada por la venta de derechos de suscripción preferente. En estas operaciones suele haber inversores con un número determinado de acciones que en ese mismo momento están llevando a cabo una ampliación de capitales. El accionista tiene derecho de suscripción preferente pero no dispondrá de dinero en efectivo. Por este motivo el accionista se ve obligado a vender sus derechos.

Por ejemplo supongamos que se entrega 1 acción nueva por cada 10 antiguas. El accionista deberá vender siempre un número múltiplo de la relación de canje. Podrá vender 20 ó 50, siempre múltiplos de 10. Se trata de darles ciertas prioridades a los accionistas que llevan más tiempo en la empresa. Generalmente las operaciones blancas se utilizan para otorgar de equidad cualquier operación derivada de la ampliación de capitales. Todos deben tener las mismas posibilidades para adquirir parte del capital de una empresa y las personas que están desde hace más tiempo tienen que tener ventajas respecto a los nuevos socios.