SSE Composite Index: principales acciones de la bolsa de Shanghái

El SSE Composite es el índice que ofrece la información del estado de las acciones de las empresas de la Bolsa de Shanghái, una de las tres que operan en China. Es una forma de evaluar cómo se comportan los precios teniendo en cuenta las subidas y las bajadas de las participaciones de las grandes empresas. Sin duda, uno de los métodos para tomar pulso a la economía de uno de los países más influyentes e importantes del contexto actual.

Diariamente, las acciones van teniendo diferentes precios y el índice compuesto de la Bolsa de Shanghái recoge el resultado de los diferentes tipos: las A y las B. Las primeras tienen valor en renminbi o yuanes (moneda china) y los inversores tienen que proceder de China. Las segundas, las de tipo B, se cotizan en dólares, y están más orientadas a atraer inversión del extranjero, porque permiten comprar y vender acciones tanto a nacionales como extranjeros e invertir dinero.

En la actualidad, la diferencia entre ambos tipos es más difusa. La necesidad de abrir la economía china al mundo y que los interesados en comerciar con acciones de la Bolsa de tipo A, aunque no fueran originarios del gigante asiático, hizo liberalizar el mercado. Así, el Estado decidió abrir las acciones de tipo A a inversores extranjeros, siempre que consiguieran un certificado especial del Gobierno Chino para hacerlo.

Para empezar a calcular los beneficios y el crecimiento económico de este conjunto de empresas, a finales de 1990, se creó el SSE Composite Index, poniendo una base de 100 puntos. No es el único. En la Bolsa de Shanghái hay, ni más ni menos, que 75 índices, que van afinando los resultados según la información económica que se quiera consultar. En 2002, hubo una reestructuración de los índices que forman parte de este compuesto. Así el SSE30 pasó a representar a las 180 entidades que más peso tienen en el rendimiento del mercado (SSE180), añadiendo otra clasificación de 50 donde se agrupan las empresas líderes y más influyentes.

El índice SSE180 está formado por blue chips emergentes. Las blue chips son las empresas cuyas acciones entrañan menos riesgos, porque son estables y su precio no va a variar mucho de un momento para otro, de esta manera aseguran más liquidez. Además, son capaces de aumentar su capital bastante rápido, ofrecer alta rentabilidad y su tamaño es moderado. En España, un ejemplo sería el Banco Santander. Junto con el índice SSE380 y SSE50, forman una visión muy completa de las entidades líderes del mercado de la Bolsa de Shanghái. Es una manera de ofrecer muchas referencias e información a los inversores para que puedan decidir el riesgo que toman en sus decisiones de compra y venta de acciones.