Top Rural, un balón de oxígeno para el turismo menos convencional

Locos por la tecnología y valientes emprendedores, la española Marta Esteve y el belga François Derbaix fundaron el buscador Top Rural en el año 2000, en plena explosión de las puntocom, para alegría de los aficionados al turismo menos convencional y de los propietarios de encantadoras viviendas alejadas de las zonas urbanas. Su plataforma, puesta en marcha con 100.000 euros, contó con el apoyo del fondo Bonsai Venture Capital y del equipo responsable de los exitosos portales Idealista y 11870.com, y tardó menos de 12 meses en arrojar números de color verde. Una idea brillante llevada a la práctica en el momento adecuado.

Presente en 10 países (Alemania, Andorra, Austria, Bélgica y Francia entre ellos) y disponible en ocho idiomas, Top Rural es la web líder de su sector en Europa, con un catálogo de casi 20.000 alojamientos (10.000 de ellos en el ámbito nacional, cantidad que constituye el 60% de la oferta total), una comunidad formada por 420.000 viajeros y un tráfico de 18.000.000 visitas anuales; el usuario tiene a su disposición casi 390.000 fotografías y 5.500 vídeos, además de la oportunidad de consultar alrededor de 200.000 opiniones publicadas por otros internautas (tanto positivas como negativas, un factor que el equipo que trabaja en el rastreador considera diferenciador).

Gravemente afectado por la crisis económica, el turismo en hoteles rurales en España ha encontrado un flotador en la Red: el 52% de las reservas se hace vía online, en un momento en el que el interior de la península ha perdido pegada con respecto a la costa y en el que son los visitantes extranjeros quienes parecen tirar del carro de la industria (protagonizan ya el 15% de las escapadas y una de cada cuatro noches en algún alojamiento). Por regiones, las más concurridas son Castilla y León, Cataluña, Asturias y Cantabria, aunque estas dos últimas se caen del top four cuando se habla de pernoctaciones (su lugar lo ocupan Baleares y Andalucía).

Con un equipo de más de 40 profesionales (su media de edad es de 28 años) e integrada desde abril de 2012 en el grupo estadounidense Homeaway (la adquisición alcanzó los 14 millones de euros), la mayor plataforma digital de viviendas de vacaciones del mundo (650.000 anuncios y un radio de acción que abarca 168 países), Top Rural ha sellado importantes acuerdos con webs de reservas y ha dado el salto a las tiendas físicas de la mano de Plan B!, firma con la que ha lanzado una caja regalo (noche para dos personas, desayuno incluido) con una selección de 140 destinos.

Promocionarse en la página de Top Rural es gratuito, aunque existe la posibilidad de suscribirse a uno de sus cuatro programas extra: Exclusiva, Prestigio, Oro y Plata (333 euros, 108 euros, 36 euros y 13,75 euros al mes, respectivamente), que mejoran la visibilidad de los alojamientos en el buscador.