¿Cuánto cuesta divorciarse?

Poner el punto y final a una relación no sólo conlleva malos ratos en lo sentimental. Según esté la economía de cada cual, también puede ser un buen palo para los ahorros. Dependiendo de si la relación ha acabado bien o todo lo contrario, los costes pueden llegar a variar bastante.

Podemos llevar el trámite de diferente manera. Por un lado, cualquiera de las dos personas (siempre que se haya contado con el consentimiento del otro), o ambos pueden presentar la solicitud en el juzgado, lo que se llamaría un divorcio de mutuo acuerdo. Es la opción más aconsejable porque es más sencilla y rápida de resolver, y lo más importante: es más barato. Cuando hablamos del divorcio contencioso, la perspectiva cambia. El que quiere hacer efectiva la separación legalmente, se convierte en el demandante y debe esperar que una sentencia determine la disolución del matrimonio. Esto puede llevar mucho tiempo porque, normalmente, en ese documento se detallan el reparto de bienes en común o los efectos que tendrá en el futuro, algo que afectará seguramente la economía de la ex pareja. Por tanto, dos partes enfrentadas que necesitarán un juez para acabar con el conflicto. Aunque siempre puede intentar arreglarlo de la mejor forma y convertirlo en mutuo acuerdo firmando un convenio regulador.

Tres meses es el plazo mínimo que tiene que haber pasado desde que se celebró el matrimonio, para solicitar el divorcio en cualquiera de los casos. Lo que se paga por cada trámite es diferente. De esta manera, una disolución definitiva del matrimonio de mutuo acuerdo puede salir por unos 700 hasta 1.200 euros (de aquí unos 200 euros van para el procurador, que junto con el abogado presentan la demanda). Se puede compartir al letrado, con esto se ahorra dinero y tiempo.

Desde 2005, ya no es necesario pasar por la fase de solicitar la separación si no se quiere, por eso, se conoce a este tipo de acuerdo entre los cónyuges como divorcio exprés. No implica desplazarse al despacho de ningún abogado para dar indicaciones sobre cómo redactar el convenio regulador, tanto por email como teléfono se pueden comenzar a mover las diligencias. Al juzgado sólo nos obligarían a ir en el momento de la firma para ratificar todo. Ronda los 500 euros.

La modalidad contenciosa sube el precio porque dependerá de más circunstancias: si hay hijos menores de por medio, vivienda u otras propiedades que necesiten ser repartidas… No suele bajar de los 1.000 euros.

Se pueden evitar estos gastos siempre que se cumplan con ciertos requisitos. Está la posibilidad de tener ayuda jurídica gratis para todo el proceso. Para conseguirlo, tiene que ser ciudadano de la Unión Europea y que los ingresos no sobrepasen en dos veces o tres (va variando dependiendo del número de integrantes de la familia) el IPREM (un indicador de renta) que en 2018 son más de 7.000 euros. Y otra opción (que se ha recogido en el anteproyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria de Gallardón), ir al notario, siempre que sea mutuo acuerdo y no haya niños menores o discapacitados en el matrimonio. Por 95 euros, está todo resuelto.