¿Cómo funciona la pirámide de las necesidades de Maslow?

El ser humano se rige por sus prioridades. Cada persona es libre, y actúa en función de los patrones que marquen su vida, y de lo que quiera hacer en cada momento. Pero la humanidad, necesita explicaciones de sus actos. Y para esto, existen diversas teorías, que justifican cada comportamiento, llevado a cabo por las personas.

Abraham Maslow, fue un psicólogo estadounidense, que creó en 1943, la Teoría de las necesidades humanas. En ella, jerarquizó a través de cinco grupos distintos, qué era lo que movía al hombre a actuar de determinada forma.

Las necesidades en las que se dividen las cinco categorías, forman una pirámide, con distintos niveles. Para que el ser humano, alcance la cima de la pirámide, antes de haber satisfecho, todas las necesidades básicas, situadas, en la parte más baja.

De esta forma, y a través de los distintos niveles, los individuos, van ascendiendo desde las necesidades más básicas, hasta las necesidades superiores.

El nivel situado en la parte inferior de la pirámide, es el que engloba las necesidades más básicas. Se trata de satisfacer, necesidades fisiológicas, para únicamente vivir y hacer que continúe la especie. Alimentarse, respirar, o descansar, son algunas de las necesidades, que el individuo debe realizar solamente para continuar con vida.

Otra de las necesidades básicas, necesaria para la supervivencia de la especia, es el sexo. Y es que, uno de los instintos más primarios del ser humano, es la reproducción para mantener viva a la especie.

El segundo grupo, para el que ascendemos un escalón más, es el de las necesidades de seguridad y protección. Una vez el individuo, se ha alimentado bien, necesita sentirse seguro. La salud, o la necesidad de estar cubiertos en el trabajo frente a accidentes, son algunos ejemplos. En este grupo, también está la seguridad moral, y familiar. Porque los hombres, al menos hasta ahora, han necesitado tener un núcleo familiar para sentirse seguros. Para mucha gente, tener una familia, es una de sus prioridades, porque así se sienten realizados con ellos mismos.

Las necesidades de afiliación y afecto, suben un escalón más de la pirámide. Se trata de saber relacionarse, con el resto de individuos que forman la sociedad. Aunque también hay casos, de personas asociales, lo más común, es necesitar el afecto y la aprobación de los demás. Por eso, muchas personas, se inscriben en grupos para realizar actividades, para poder relacionarse con otros, y hacer amigos. El ser humano, necesita ser aceptado, sentir afecto, y sobre todo notar el cariño de los demás para ser feliz.

En el penúltimo grupo, se encuentran las necesidades de estima. El individuo necesita saber que los demás le quieren, que los demás cuentan con él, y que los demás le tienen aprecio. Y también, necesita respetarse y quererse a uno mismo. Porque si uno no se cuida, los demás tampoco lo harán. En este caso, la persona presentará un bajo autoestima, y estará deprimido, y sin ganas de relacionarse con los demás.

Y por fin llegamos al quinto, y último escalón de la pirámide. Maslow lo llama de autorrealización. En este nivel, se encuentran valores como la moralidad, espontaneidad, la falta de prejuicios, o la resolución de los hechos. Para alcanzar la cima, y sentirse completamente realizado, es necesario haber completado el resto de niveles, y haber satisfecho, las necesidades más básicas del ser humano.