¿Cómo influyó Fannie Mae en la crisis hipotecaria y la caída de Lehman Brothers?

El 15 de septiembre de 2008 es la fecha simbólica de inicio de la crisis financiera global de la que aún padecemos sus efectos. Sin embargo, la crisis había comenzado a gestarse tiempo atrás. La quiebra de uno de los mayores bancos de inversión del mundo, Lehman Brothers, solo fue la punta del iceberg financiero que arrasaría miles de empresas y familias en los siguientes años.

Uno de los actores principales de la burbuja hipotecaria que llevó al colapso financiero de 2008 fue Fannie Mae, una empresa creada y parcialmente controlada por el gobierno federal de EE.UU. Fannie Mae es una verbalización de las siglas FNMA (que en castellano responden a Asociación Federal Nacional Hipotecaria). Este organismo semipúblico se dedica a gestionar y respaldar préstamos hipotecarios a bajos tipos de interés para permitir a familias con poca renta acceder a la vivienda en propiedad. Al ser una empresa con respaldo gubernamental se sobreentendía que los préstamos que Fannie Mae gestionaba estaban de alguna forma garantizados en última instancia por el gobierno de Washington. En el momento del estallido de la burbuja inmobiliaria Fannie Mae manejaba entorno a la mitad de los préstamos hipotecarios en EE.UU.

En la década de los años 2000, en EE.UU. se produjo un boom en la concesión de hipotecas a la vez que los precios de la vivienda ascendían vertiginosamente. Seguro que le suena de algo. Muchas de las entidades financieras que otorgaban créditos hipotecarios lo hicieron sin exigir avales o a personas que no podían permitirse devolver los préstamos en caso de que las circunstancias económicas cambiasen de forma brusca. Estas eran las tristemente famosas hipotecas subprime o subóptimas.

Además, a fin de protegerse de los altos riesgos que estos préstamos entrañaban, los bancos que emitieron hipotecas subprime crearon un producto llamado Títulos Respaldados por Hipotecas (conocidos como MBS por sus siglas inglesas). Estos títulos eran una forma de deuda que emitieron los bancos sobre los derechos a cobrar los plazos e intereses de las hipotecas. De ese modo, el banco traspasaba el riesgo de impagos de las hipotecas de alto riesgo a otras entidades y personas que adquirieron las MBS. ¿Y quién fue uno de los principales compradores MBS que respaldaban hipotecas subprime? Exacto, Fannie Mae, cuya misión es asegurar de algún modo el respaldo a las hipotecas.

Como Fannie Mae contaba con el supuesto respaldo final del gobierno, se creyó que traspasando el derecho a cobrar la deuda a esta empresa, en caso de posibles pérdidas sería la administración americana quien se hiciese responsable. Y así ocurrió, aunque no con todas las entidades que se vieron en esa tesitura. Fannie Mae y otra empresa de las mismas características, Freddie Mac, fueron rescatadas cuando los impagos de las subprime comenzaron a acumularse y a generarles enormes pérdidas. También el Bank of America y el CitiBank, dos de los principales bancos estadounidenses, sufrieron un duro impacto en el estallido. Ellos mismos todavía conservaban muchos “activos tóxicos”: bien hipotecas sin pagar, bien derechos a cobrar hipotecas de otras entidades que tampoco llegarían a ingresar.

Finalmente le llegó el turno a Lehman Brothers, que había acumulado activos de este tipo por un valor de 44.000 millones de dólares. La administración Bush que en materia económica era contraria a cualquier intervención ya había nacionalizado cuatro entidades financieras a dos meses de las elecciones presidenciales de noviembre. Decidieron dejar caer Lehman Brothers y se desató finalmente la crisis.

El papel de Fannie Mae fue doble ya que, por un lado, se confió en que el gobierno finalmente absorbería el efecto de los impagos de hipotecas y se le transfirieron muchos activos tóxicos y así contribuyó a engordar la burbuja; por otro, una vez se encontró en dificultades, el gobierno acudió en su ayuda pero ese rescate ató de manos a la administración Bush para proceder al rescate posterior de Lehman Brothers.

Para los fanáticos de las conspiraciones también está la teoría de que los republicanos que gobernaban EE.UU. en 2008 dejaron caer el banco porque era un “banco judío” tradicionalmente afín a los demócratas y en cambio rescataron a Bank of America y Citibank, dos entidades asociadas con el conservadurismo norteamericano, pero esta es otra historia.