¿Cuánto cuesta mejorar la reputación online de su empresa?

En la red todo se compra y vende, hasta tal punto que se puede comprar por un módico precio el cariño de los usuarios. No es la mejor opción, pero supone una ayuda, sobre todo, para beneficiarse de una mayor visibilidad, siempre que las visitas que se produzcan a los perfiles sociales sean reales.

Hay que saber, en primer lugar, que existen muchas empresas que se dedican a esta tarea. Sin embargo, solo de unas pocas se puede sacar verdadero provecho. Aumentar el número de visitas con perfiles falsos o gracias a los trucos informáticos, no tendrá una repercusión importante para el negocio. La interacción con los posibles clientes es esencial para despertar interés por la marca y convertir los clics y conversaciones en compra y fidelidad para el futuro.

Los expertos recomiendan invertir en mejorar la reputación en las redes sociales siempre que se genere tráfico web de calidad. Eligiendo a la empresa correctamente, se puede ahorrar más que con otros medios de publicidad online y offline que no garantizan la misma repercusión.

Youtube funciona igual que cualquier buscador y posiciona los vídeos según el número de visitas que reciben. Además, comprando un paquete que genere muchos clics en un periodo corto de tiempo, da la posibilidad de salir en la portada de la web y entonces, el impacto se multiplica todavía más. Dependiendo de los objetivos que la empresa se haya marcado, se pagará más o menos. Algo menos de 20 euros cuesta obtener cinco mil visitas en una semana a los vídeos de Youtube con la empresa ‘byereviews.com’ que también puede eliminar reseñas de Google, que trabaja con más plataformas como Twitter, que proporcionan mil seguidores por 10 euros, Facebook o Instagram.

Cuidado con las estafas. Algunas web que ofrecen estos servicios están ubicadas en otros países que no cuentan con un espacio para comunicarse con el cliente por si pueden surgir dudas o hay problemas con el suministro. Una manera de descartar fácilmente es observar el diseño de la página. Debe tener secciones que indiquen que está asegurado un buen desempeño de las funciones, como un texto de términos y condiciones. Otro indicio claro de que no es un negocio limpio es cómo tratan la ortografía, en muchos casos es nefasta porque proviene de malas traducciones de otras lenguas.

Para evitar problemas, es conveniente enviar un email con dudas o preguntas a la dirección de contacto que esté publicada o al formulario para comprobar si responden en primera instancia; después, analizar cuánto tiempo tardan y si resuelven todas las cuestiones que se le han planteado. Las políticas de devolución en el caso de que no se esté satisfecho con el servicio o la existencia de un periodo de prueba, tienen que estar muy claras.

No es una estrategia que sólo utilizan las empresas que quieren darse a conocer o promocionar un nuevo producto a través de la reputación online, la notoriedad también la compran los famosos. Un fenómeno muy extendido, que necesita un análisis previo y por supuesto, no es pasaporte seguro hacia el éxito.