No + Vello. La franquicia de estética al alza

En tiempos de crisis se venden más barras de labios de color carmín. Esta frase es una leyenda urbana… A medias. Es cierto que cuando hay crisis parece que renace en las personas la necesidad de encontrarse mejor estéticamente, de estar más guapos para hacer frente al mal tiempo.

La franquicia No+Vello, especializada en depilación láser es una de las triunfadoras de esta crisis. Nació hace seis años y su vocación internacional le está ayudando a superar las barreras de un mercado como el español, algo atascado por la crisis. De todos modos la franquicia se ha expandido en territorio nacional con éxito, basando su fórmula en el precio. El cliente paga 30 euros por cada sesión de depilación láser que se practique en cualquier parte del cuerpo.

El mercado del cuidado corporal y la estética está en continuo desarrollo y esta franquicia no exige unas condiciones imposibles para el emprendedor. Generalmente requieren que el nuevo empresario, mayoritariamente una mujer, tenga la mitad de la inversión ahorrada: 15.000 euros en la hucha, al menos. El local que se necesita tampoco ha de ser muy amplio, con unos 40 metros cuadrados bastaría.

Ahora bien, antes de lanzarse al emprendimiento hay que hacer un análisis riguroso de si es viable el negocio en la zona en la que se quiere abrir. Parece que la solución a los problemas de este país estriba únicamente en los emprendedores, y tampoco van a ser ellos los que van a cargar con la responsabilidad de sacar a España de la crisis. Es muy positivo tener iniciativa y plantearse la posibilidad de abrir un negocio en franquicia, pero ante todo hay que pensar con la cabeza y con la calculadora en mano.

La franquicia tiene sus ventajas y sus inconvenientes a nivel económico, pero tal vez sea demasiado tarde para abrir un negocio de este tipo en las grandes ciudades donde las franquicias de estética se han multiplicado en los últimos cinco años a la velocidad del rayo. Para abrir una franquicia de No+Vello se aconseja situarla en un núcleo poblacional de al menos unas 10.000 personas, para tener un público objetivo que permita llevar a buen puerto el negocio. Además requerirá mínimo de dos personas, la persona titular de la franquicia y la persona especialista en la eliminación del vello.

Ha sido un negocio de éxito, pero tal vez el tren de la depilación a través de esta técnica haya pasado. Su fórmula de crecimiento se alimenta sobre todo de países diferentes al español. Todo depende de si se encuentra con el nicho de mercado adecuado para tener visibilidad, pero es conveniente no dejarse llevar por los buenos tiempos que haya vivido esta o cualquier otra franquicia. Éxitos pasados nunca son garantía de que en el futuro se vuelvan a ganar los partidos.