Comprar marisco por Internet, un modelo de negocio adaptado

La necesidad agudiza el ingenio y el español ha demostrado a lo largo de la historia que es ingenioso. Los negocios tradicionales tienen dos caminos, o se adaptan a los nuevos tiempos o pasan a formar parte de la historia. Así ha sucedido con multitud de tareas que se han visto mejoradas por la tecnología y los avances. Internet ha abierto la puerta a la transformación de negocios tradicionales abocados, aparentemente, al fracaso. En la provincia de Teruel está la sede física de un negocio que vende por Internet navajas, cuchillos, armas de fogueo… Parece sensato pensar que con una tienda física este negocio hubiera echado el cierre hace años, pero a día de hoy, y a pesar de la que está cayendo, su facturación va in crescendo y sobrepasa de largo el medio millón de euros anual.

No es el único. Por Internet podemos comprar a día de hoy de todo, y a una excelente relación calidad-precio. Y si tratamos directamente con el productor, el ahorro puede ser aún mayor. En Galicia encontramos a los pioneros de la venta de marisco por Internet, abriendo al mundo la ventana de las rías gallegas y de un producto nacional extraordinario. Sin embargo, ya hay páginas web que desde Valencia, Huelva o Asturias ofrecen directamente, desde las lonjas, el producto al cliente. Generalmente, como máximo en 24 horas podemos tener el marisco o el pescado en nuestra casa, en condiciones óptimas y asegurándonos de que estamos comprando a trabajadores que cuidan los estándares de calidad por su propio bien –pezqueñines no, gracias–.

Evidentemente si vive usted en una zona rica en estos productos, por ejemplo Galicia, tal vez le merezca la pena acercarse al mercado para otear los precios y luego comparar. Ya se sabe que los vaivenes en el precio de estos productos son reales y dependen de la oferta y de la demanda. Eso sí, tenga en cuenta que a través de Internet, aunque el precio sea un poco más elevado, puede recibir el producto ya limpio o incluso cocinado, con el consiguiente ahorro que eso implica para usted.

Y si quiere ser original, se puede plantear la opción de regalar marisco: cada vez más las empresas están cuidando al detalle el packaging, el embalaje y la presentación del marisco o el pescado cuando el cliente lo recibe. Existen dos causas principales; por un lado, que al tratarse de un producto perecedero se envuelve y prepara bien para que no sufra las consecuencias del transporte y llegue golpeado o en mal estado al cliente. Por otro lado, la compra por Internet es una experiencia en sí misma más allá del producto: la emoción de recibir un paquete, de verlo bien envuelto, de que estéticamente esté puesto con gusto… Todos estos detalles forman parte de esa experiencia de la compra que, si es positiva, hará que repitamos como clientes en la página web. Y en el comercio, ya sea offline u online, el cliente es un buen cliente cuando vuelve, cuando entra por segunda vez por la puerta. O por la web.

Compro oro, una nueva forma de negocio en tiempos de crisis

Los negocios de “Compro oro” se han multiplicado en España en los últimos años. La leyenda de “El Dorado” ha vuelto y el crecimento desatado no ha hecho más que comenzar. Ocurrió con los desaparecidos videoclubes y con los negocios dedicados al sector de las inmobiliarias, pero ahora le toca el turno al metal más deseado. Las tiendas de “Compro oro” crecen como setas en todas las ciudades. La crisis ha convertido este sector en todo un referente para realizar inversiones.

La fiebre del oro ha despertado el interés de los usuarios y muchos especialistas lo han calificado como una de las inversiones más seguras debido a su tendencia alcista, marcada por la solidez que presenta este metal frente a algunas monedas.

El oro ha triplicado su valor en los últimos años. Ha pasado de costar unos 10 euros el gramo a alcanzar casi los 30 euros. Una cotización al alza que los más avispados no han querido desaprovechar.

Los establecimientos dedicados a la adquisición de oro compran el metal por unos 18 euros, pero lo venden a las fábricas por cerca de 25 euros. Un auténtico chollo que ha provocado el crecimiento repentino de un sector que ha llegado para quedarse.

Para los clientes que venden sus joyas de oro a los comerciantes de estos negocios, el dinero les viene como agua de mayo para poder llegar a fin de mes. El canje del oro siempre se hace por dinero en efectivo en el momento. Por ello, estos negocios deben prever la afluencia de público al día, ya que, en menos que canta un gallo, pueden quedarse sin recursos. El oro se ha convertido en un valor seguro para los bolsillos.

Pendientes, sortijas o collares. Da igual el tipo de joya, la antigüedad o el estado. Los locales dedicados a la compraventa de oro están interesados en hacerse con ellas. Pero hay que tener especial cuidado a la hora de realizar la transacción. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios de España, alertan sobre las precauciones necesarias a tener en cuenta a la hora de comprar y vender oro en este tipo de establecimientos, ya que, en algunas ocasiones, se puede ser objeto de engaño. Por ello, es aconsejable solicitar el peso que marca la báscula para conocer el valor real de la joya y no ser víctima de un posible timo.

Cómo comprar deuda pública española y no morir en el intento

Cuando un individuo pone las noticias de La Sexta o de Antena 3 o de La Primera, o escucha el boletín de las siete de la mañana de la SER o la COPE o de RTVE y le informa de que el Estado ha puesto en venta deuda pública, no sabe, en muchas ocasiones lo que es la deuda pública primero y, segundo en qué consiste la venta de estos productos. España lo está realizando mucho en estos meses y años con el propósito de conseguir liquidez a través de una serie de títulos.

Las últimas noticias que han salido en los últimos días es de desesperación. Se espera que la deuda pública de España llegue al billón de euros el año que viene. Una cifra que nunca se ha superado en la historia económica de España. La deuda pública es la cuenta pendiente que tiene un país, en este caso España, respecto a terceras personas, empresas o, inclusive países, donde se puede realizar opciones de compra y venta, pero en esta ocasión interesa venta y conseguir liquidez o liquidez a través de una serie de instrumentos que pone al mercado el Estado español. Es el Estado, un ente público, quién demanda y pide dinero a otros agentes con el fin de conseguir liquidez al instante.

Los instrumentos que más utiliza el Estado y el Tesoro Español son de tres tipos: Los bonos y las obligaciones, las letras del Tesoro y cada uno de ellos tienen unas características especiales. La principal diferencia entre las letras, los bonos y las obligaciones, que son títulos que pone a la venta el Estado con el fin de conseguir liquidez a corto plazo, es el tiempo que deben de estar ‘guardados bajo llave’. Por ejemplo; si un individuo o usuario acude al banco para que le guarden todos los ahorros que ha ido ganando durante X años y que ha estado trabajando durante toda la vida para tener un dinero en el futuro, bien porque se vaya a jubilar, o bien porque tiene que hacer un gasto extra en el día de mañana, y decide que los abone en una cuenta o renta fija durante un período fijo en el banco – un año-, pues bien, esa cantidad queda escondida para el usuario y en el que no podrá meter mano a ese dinero hasta que no termine el período de contratación. Si es de un año, la persona no verá su dinero en un año, debido al contrato que firmó en su momento. La principal novedad o ventaja es la suma de intereses que obtendrá en ese año para el capital invertido en ese momento.

Pues bien, los bonos, letras y obligaciones funcionan de igual manera. Las letras tienen cinco plazos -3,6,9,12 o 18 meses-. Los bonos 2,3 o 5 años y las obligaciones 10,15 o 30 años con una aportación mínima de una cierta cantidad de dinero.

Estas operaciones se pueden realizar de varias maneras. La más moderna de todas, por Internet a través de la página web del Tesoro. Otra método más tradicional y que sale rentable a los inversores ya que tienen que pagar unas cantidades de comisiones menores es mediante la subasta o la más mayoritaria que es a través de las entidades financieras y bancos. La compraventa de estos títulos, en teoría, son las más seguras excepto que exista una quiebra del país y que no pueda pagar todas sus deudas. Esta posibilidad, en teoría queda descartada por un simple motivo.

Si España cae en la Unión Europea, la repercusión que tendría sería enorme a nivel mundial afectando gravemente al resto de mercados europeos e internacionales, produciendo un efecto contagio negativísimo en todo el mundo. Es una opción mucho más segura que la de invertir en un banco o depositar nuestros ahorros de la caja que está al lado de nuestra casa.

Cómo cobrar una deuda a un moroso de forma legal

Dos tópicos para empezar: el primero, “hablando se entiende la gente”; el segundo, “es mejor hacer las cosas por las buenas”. Ambos le sientan como un guante al incómodo asunto de la morosidad y el cobro de deudas impagadas, cuya popularidad ha subido como la espuma debido a los estragos causados por la crisis.

Si bien es cierto que existen los profesionales del engaño, por lo general los deudores son personas con el agua al cuello que se han visto superadas por las circunstancias. Obviamente, este hecho no les exime de asumir sus responsabilidades, pero sirve para animar a los acreedores (muchos con el agua al cuello también) a recurrir antes que nada al primero de los tópicos mencionados más arriba. Hablar es importante, pues permite conocer el estado real de las cosas y las razones del impago.

Un diálogo correctamente gestionado (¡todo un arte!) puede desembocar en un acuerdo, sin duda lo menos traumático para las partes implicadas. Conviene que las nuevas condiciones (la ampliación del plazo para saldar la deuda, una rebaja…) queden impresas y firmadas. Sin embargo, si la vía diplomática no surte el efecto deseado, no hay más remedio que reclamar el cobro mediante el envío al moroso de una carta certificada. En el caso de que esta fracase, es necesario tomar medidas más contundentes.

Si la deuda es inferior a los 250.000 euros, lo más eficaz es el procedimiento monitorio, perfecto para pymes que no han cobrado por un bien o un servicio facturado, comunidades de vecinos y propietarios de viviendas. Ponerlo en marcha exige recabar la mayor cantidad de documentación posible para demostrar el impago: facturas, albaranes, órdenes de compra, presupuestos… Evidentemente, lo ideal es que parte del material recopilado tenga la firma del deudor.

El procedimiento monitorio es un juicio rápido que no exige la intervención de ningún abogado. Tras la presentación de la demanda, se resuelve en 20 días siempre y cuando el deudor no se niegue a pagar. De lo contrario, habrá que recurrir a un juicio ordinario. Si lo que se persigue es el desahucio de un inquilino moroso (importante: jamás le deje sin luz, sin agua o sin gas), el proceso puede durar hasta nueve meses ¡y eso después la implantación del llamado desahucio exprés!.

En España, existen cientos de empresas dedicadas al cobro de deudas. Utilizan medidas de presión de todos los colores y suelen obtener resultados (buenos) con rapidez dada la presión a la que someten a quienes no pagan. Se trata de un terreno pantanoso, de regulación inexistente y donde no es difícil ir más allá de los límites de lo legal.

¿Cómo ahorrar estas navidades en la compra de juguetes?

Uno de las barreras a las que tienen que hacer frente la gran mayoría de españoles es el gasto que provocan las fiestas navideñas. Según el último estudio de Deloitte, cada hogar español gastará más de doscientos sesenta euros de media en comprar juguetes durante las próximas navidades. Por ello, la Organización de Consumidores y Usuarios de España, la OCU, advierte de una serie de medidas que hay que llevar a cabo para minimizar el gasto en regalos durante las navidades de 2018. La planificación de las compras para evitar gastos impulsivos, la comparación de precios y escalonar las compras para aprovechar las promociones que lanzan los diferentes establecimientos, son algunos de los consejos que transmiten a los consumidores.

En cuanto a la compra de juguetes, la OCU ha realizado un estudio para comprobar cuáles son los establecimientos con los precios más competitivos del mercado. Las grandes superficies especializadas en la comercialización de juguetes como Toys“R”Us, son los lugares idóneos para adquirir los juguetes de estas navidades. Por el contrario, el Corte Inglés, posee los precios más elevados en este tipo de artículos. Los grandes almacenes dedicados a la distribución de productos de diferentes sectores se consolidan, una año más, como los establecimientos con los precios más caros en juguetes.

Otra de las compañías líderes en el sector de los juguetes, Imaginarium, recomienda a los consumidores establecer límites en la lista de regalos de los más pequeños de la casa en Navidad. Esta sugerencia se apoya en dos bases. Por un lado, los padres pueden ahorrar en las compras de estos productos, y por otro lado, se consigue fomentar valores positivos en los menores para conseguir que aprendan a valorar todo lo que ya poseen. Otro consejo bastante útil es dosificar los regalos que se dan en las navidades. Con el amigo invisible, Papá Noel y los Reyes Magos las cuentas bancarias sufren bajadas considerables que hay que controlar.

En cuanto a la compra de videojuegos, el comercio electrónico se posiciona como la opción más barata para la compra de este tipo de artículos. Otra alternativa es comprar en establecimientos de segunda mano como Cash Converter. Es la mejor opción para adquirir productos de última tecnología como teléfonos inteligentes o tablets, suponiendo un gran ahorro de dinero.

Por último, la necesidad de que todos los productos que se compren para estas navidades cumplan con todas las normativas de seguridad y posean los certificados de garantía correspondientes, es imprescindible a la hora de realizar compras de manera inteligente.

Coches baratos de segunda mano: diferentes problemas para asegurarlos

La alegría de encontrar un coche de segunda mano a un precio muy bajo puede convertirse en frustración si tras la compra ninguna compañía está dispuesta a asegurarlo como consecuencia de su antigüedad o mal estado.

Adquirir un coche baratísimo de segunda mano puede convertirse en un infierno si no encontramos compañías dispuestas a asegurarlo porque tiene muchos años o no se encuentra en buen estado. También puede ocurrir que una compañía consienta en asegurar el vehículo, pero solicite una prima extraordinariamente elevada, lo que echaría por tierra nuestra idea inicial de no invertir mucho dinero en el proceso de compra.

Otro caso que se da frecuentemente es la negativa por parte de las aseguradoras a ofrecer otro tipo de seguro que no sea a terceros para el coche de segunda mano que hemos adquirido. Puede que el nuevo propietario quisiera asegurarlo a todo riesgo, o a todo riesgo con franquicia, pero es probable que se encuentre con la imposibilidad de hacerlo por parte de la compañía.

El tipo de póliza más contratada, especialmente si el vehículo tiene más de diez años de antigüedad, es el seguro a terceros, aunque si se encuentra en buen estado la compañía aseguradora puede dar el visto bueno a ampliar la cobertura ante un posible robo o incendio, o la rotura de una luna.

A la hora de comprar un coche de segunda mano es normal encontrarse con la desconfianza de la aseguradora, que puede incluso proponer una comprobación técnica del vehículo por parte de un perito para conocer el estado real del mismo. Si la compañía considera que el coche está en condiciones de seguir circulando se lo comunicaría al propietario, junto con la prima a la que tendría que hacer frente.

Para evitar situaciones tan desagradables como es la búsqueda desesperada de una aseguradora que nos ofrezca un seguro a un precio razonable, hay que tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de adquirir un coche de segunda mano. En primer lugar, es fundamental realizar la operación con alguien de nuestra entera confianza, que no nos engañe acerca de aspectos como los kilómetros del vehículo o los accidentes graves que ha sufrido a lo largo de su vida.

Si no confiamos en el vendedor, lo mejor es someter al coche a una revisión por parte de nuestro mecánico habitual, quien podrá determinar las condiciones en las que se encuentra el vehículo. Adquirir un coche con la ficha técnica original es fundamental, ya que la compañía aseguradora nos la va a exigir. También resulta recomendable que tenga pasada la ITV, pues esto nos ofrece ciertas garantías acerca de su estado.

Otro aspecto que resulta de gran utilidad es comprobar si el coche tiene embargos o multas pendientes, lo que se puede conocer tras una rápida consulta a la sede electrónica de la Dirección General de Tráfico. Solo tendremos que introducir la matrícula del vehículo para conocer este dato.

Actuando con cabeza podemos ahorrarnos más de un disgusto a la hora de asegurar un coche de segunda mano. Solo entonces podremos decir que hemos encontrado “un auténtico chollo”.

Cómo proteger nuestra información en la red

No hay que ser un ingeniero informático para conseguir proteger la privacidad de la información propia en Internet. Actualmente, para los hackers es fácil extraer datos personales e interceptar los mensajes que se emiten desde ordenadores y dispositivos móviles. Pero igualmente existen opciones simples para evitar estas usurpaciones.

Algunos sencillos comportamientos permiten proteger información privada, como por ejemplo claves de acceso a cuentas bancarias, historial de sitios visitados, actividad en Internet o evitar caer en plataformas de pago fraudulentas.

Por supuesto, la primera media es cerciorarse del “https”. Generalmente, las páginas web utilizan el “http” (protocolo de transferencia de hipertexto), pero el “https” (siglas de “protocolo seguro de transferencia de hipertexto”) tiene elementos que protegen la navegación porque cifra los contenidos. Este va acompañado del icono de un candado y debe aparecer en todas las páginas web que sean plataformas de pago. Si no es así, el usuario debe abstenerse de realizar cualquier operación financiera.

También es conveniente programar el navegador para que bloquee las cookies, las cuales le permiten al sitio web que se está visitando saber cuál ha sido la actividad anterior y futura del usuario. Cada navegador tiene su forma de desactivar las cookies, así que basta con acudir a “configuración” para encontrar la opción de habilitación o inhabilitación de cookies.

Además, es posible desactivar JavaScript en el navegador puesto que es un mecanismo de programación utilizado para ataques cibernéticos. Lo mejor es descargar programas que lo bloquean.
Asimismo, es posible ayudarse de programas de encriptación para proteger los mensajes que se emiten desde cualquier plataforma. Para encriptar mensajes de chats y correos electrónicos se pueden utilizar sistemas criptográficos disponibles en la red, como Pretty Good Privacy (PGP) y Thunderbird, que son gratuitos. Igualmente, se puede utilizar Off the Record Messaging (OTR), un programa que se instala en el ordenador y encripta los mensajes. Su ventaja es que puede utilizarse con Facebook, Google Hangouts y otros servicios similares.

No menos importante es encriptar el disco duro para que quienes puedan tener acceso al ordenador o dispositivo móvil no puedan copiar los archivos guardados. Sencillamente, hay que activar la opción que ahora está incluida en las últimas versiones de Windows, Mac, iOS y Android.

En conclusión, los hackers u organizaciones que buscan apropiarse de la información de los cibernautas se orientan hacia los sitios web masivos. Por ello, una última recomendación es que, cuando se desee compartir información importante o confidencial con otros usuarios, además de tener en cuenta estas recomendaciones, se utilicen también herramientas tradicionales como los dispositivos de almacenamiento tipo pen drives o memorias SD.

¿Cómo crear una campaña de marketing viral?

A estas alturas en la que las redes sociales forman parte de nuestras vidas, el contenido que se publica en ellas se ha convertido en el principal protagonista. Las marcas han adaptado sus estrategias a la creación de contenidos para crear un contacto más directo con sus públicos, de forma que alcancen el ansiado “engagement”. Y, cómo no, todas las acciones en Social Media deben ir encaminadas a alcanzar la mayor visibilidad posible en términos de viralidad. Es decir, que los contenidos que se publiquen en las redes sociales alcancen la máxima difusión posible y eso sólo es posible gracias al poder de Internet.

La nueva técnica del marketing viral radica en la capacidad de las marcas para explotar las redes sociales en las que tienen presencia de forma que capten la atención de los usuarios a través de los mensajes comerciales que publican en las mismas. Esta técnica se nutre de otras acciones como el marketing de contenidos, el social media marketing y el posicionamiento web. Pero el marketing viral no sólo se aplica en el campo de las redes sociales, sino que también se extiende a blogs, páginas webs u otros portales de Internet. El único fin del marketing viral es conseguir alcanzar la máxima propagación del contenido que se transmite.

Los beneficios que aporta el marketing viral a las empresas son múltiples gracias al bajo coste que representan este tipo de campañas, así como la elevada tasa de respuesta que genera. Una excelente campaña de marketing viral es el sueño a cumplir por todas las marcas.

En España, una de las grandes campañas de marketing viral que resultó ser todo un éxito y que popularizó el uso de este tipo de marketing dentro de las estrategias de las empresas, fue el famoso “Amo a Laura” del grupo de música ficticio Happiness. esta campaña fue lanzada en el año 2006 para la cadena de televisión MTV España. El pegadizo estribillo se difundió rápidamente por portales como Youtube llegando a un gran número de público. Los medios de comunicación también se hicieron eco de este boom publicitario, que captó la atención de la gran mayoría de españoles. La fuerte repercusión que tuvo esta campaña reportó a la cadena MTV España excelentes resultados de audiencia, logrando la primera posición entre las cadenas musicales de televisión más vistas por el público. Este ejemplo de marketing viral refleja la importancia del “boca a oreja” digital que ofrece Internet.

No obstante, para conseguir que una campaña promocional se convierta en viral hay que seguir una serie de pasos. En primer lugar, hay que establecer los objetivos a conseguir, así como definir cómo se va a realizar la planificación. Se debe conocer qué es lo que se pretende lograr con la campaña y a quién va a ir dirigida.

En segundo lugar, hay que elaborar el contenido que se quiere transmitir, concretamente, cuál va a ser el mensaje con el que se va a intentar captar la atención del target.

En tercer lugar, a la hora de poner en práctica la campaña, se debe hacer uso del marketing experiencial. Es decir, hay que conseguir despertar las emociones y sensaciones en el público. De esta forma, el mensaje transmitido será recordado por los usuarios. Hoy día, para conseguir una mayor visibilidad, el contenido debe ser misterioso, llamativo y, a su vez, entretenido.

Y por último, como en todas las acciones de marketing, una vez lanzada la campaña toca analizar y evaluar los resultados obtenidos. A través de una serie de herramientas online, las empresas pueden comprobar la viralidad que está teniendo la campaña en Internet.

Cláusulas suelo: ¿condición hipotecaria ilegal?

La entidad que presta un dinero fija un tipo de interés mínimo, sin dar la mínima importancia a la posibilidad de que cambien las condiciones que influyen en lo que pagamos, siempre y cuando se trate de una subida en el tipo de interés. No obstante, el Euribor, que es la media de los tipos de interés que piden los bancos que tienen el euro como moneda, ha bajado hasta situarse por debajo del 1%, mientras que la llamada “cláusula suelo” media ronda el 3%. Así que, los clientes no se benefician de la caída y siguen pagando por encima de lo que deberían.

Más de un tercio de las hipotecas que tienen como referencia el Euroibor (la gran mayoría) y en las que el interés va variando, cuentan con cláusula suelo, según los datos del Banco de España.
Si ha solicitado un préstamo de 50.000 euros que pretende pagar en diez años, el banco suele fijar un 1% de interés, a lo que hay que sumar el valor del Euribor, por ejemplo un 0,7%. Es decir, habría que devolver lo prestado más el 1,7% de intereses.

Añadiendo un “suelo” en el contrato de préstamo de un 3%, la cuota a pagar sube bastante, ya que, además, de los cincuenta mil euros, hay que devolver un 4% más (el interés que ha puesto la entidad y el “suelo”).

Curiosamente, los responsables no tendrán que devolver el dinero que han cobrado de más a los clientes si la negociación se produjo antes de la publicación de la sentencia que declara nulas las “cláusulas suelo”, por mucho que no cumpla con los requisitos de transparencia, explicación hasta el mínimo detalle y asesoramiento que ahora demanda la justicia.

Además, no se impide que este tipo de cláusulas se puedan seguir utilizando como parte de las condiciones de la hipoteca en el futuro. Por lo tanto, no se consideran ilegales. Pero sí se indica que ciertas conductas que pueden parecer que realizan la función de publicidad e información de las “cláusulas suelo” y del préstamo en general, como la lectura del contrato por un notario, no bastan para cumplir con las obligaciones que impone el Alto Tribunal.

Igual que por abajo, también puede haber un límite por arriba, que tiene el efecto contrario en los clientes. Es decir, si el Euribor sube por encima de los “intereses techo” que hemos pactado, salimos beneficiados en la devolución de la hipoteca al banco.

Aún se desconoce si la justicia hará caso a las quejas que BBVA y Cajamar presentaron a la sentencia, pero se puede reclamar la clausula suelo sin problema. Los bancos y cajas de ahorro afectados tendrán un motivo más para perder dinero en este ejercicio.

Cinesa, del cine de barrio a las grandes salas de centro comercial

El cine español sufre el envite de la crisis, el ciudadano sufre los precios y no va a ver cine español. Es la pescadilla que se muerde la cola. Y todo esto se adereza con el halo político que todo lo envuelve. Y así avanza el siglo XXI, con la transformación de aquellos cines de ciudad en los que únicamente había una sala y se proyectaban dos películas dependiendo del horario. Con la política colándose entre quienes hacen cine, quienes quieren hacer cine y quienes van a ver cine. ¿Los perjudicados? Los de siempre. Es prácticamente imposible para una familia compuesta por cuatro miembros ir al cine si una entrada cuesta diez euros, sin palomitas ni bebida, la tarde sale por 40 euros más transporte y merienda. Eso sí es ciencia ficción.

Hemos avanzado en comodidad, en amplitud, en calidad y tecnología, pero por el camino hemos perdido las personas, como en casi todo por otra parte. Cinesa se ha convertido en uno de los gigantes de las salas de cine nacionales y aunque pierde clientes, como casi cualquier negocio, se mantiene en primera línea de la exhibición cinematográfica española. Hunde sus raíces en la década de los 40 del pasado siglo en Barcelona pero se ha convertido en una industria fuerte, que se ha comido peces más chicos y a la que se han comido peces más grandes.

Es curioso que hasta cinco años después de que la crisis hiciera su aparición estelar en España, empresas como Cinesa no se hayan planteado que el precio de las entradas es el principal factor por el cual la gente deja de ir al cine. Se calcula que el beneficio en taquilla se ha recortado en 2013 alrededor de un 20%. Además, en Madrid, se han cerrado casi todos los cines Renoir, un símbolo de cultura y de buen cine. Después de ver cómo cada año las cifras adelgazan, cómo se hacen menos películas y se gana menos dinero, cinco años les ha costado darse cuenta a las grandes salas de cine que si bajan el precio de sus entradas, llenan seguro. Hay que ser muy lince para hacerse este planteamiento, ciertamente.

Cinesa ha participado en la campaña “Los miércoles al cine” y los titulares periodísticos señalan el incremento de más del 50% de asistentes a las salas. Eso no es noticia, noticia es que por fin se hayan dado cuenta de que el precio de las entradas es abusivo por un servicio que además, cada vez es peor. Las salas de cine pasan a ser el basurero particular de algunos incivilizados que no tienen civismo pero el servicio de limpieza únicamente pasa cuando se cierra el cine.

La empresa también ha apostado por la ópera, pero lo promociona poco. En sus salas se puede ir a ver uno de los géneros más desconocidos para el gran público y al que en directo, pocos pueden acudir por los altos precios que tiene. Tampoco lo publicita mucho, debe de suceder que no da rentabilidad suficiente como para hablar más de ellos.

La evolución de Cinesa desde aquella sala de la Barcelona de post-guerra hasta ahora ha sido extraordinaria, pero no estaría mal que miraran un poco hacia atrás para volver a traer a la mejor fila a la esencia de todo: las personas. Sin ellas no hay ni cine, ni películas, ni alimento para la imaginación.