¿Cuánto cuesta mejorar la reputación online de su empresa?

En la red todo se compra y vende, hasta tal punto que se puede comprar por un módico precio el cariño de los usuarios. No es la mejor opción, pero supone una ayuda, sobre todo, para beneficiarse de una mayor visibilidad, siempre que las visitas que se produzcan a los perfiles sociales sean reales.

Hay que saber, en primer lugar, que existen muchas empresas que se dedican a esta tarea. Sin embargo, solo de unas pocas se puede sacar verdadero provecho. Aumentar el número de visitas con perfiles falsos o gracias a los trucos informáticos, no tendrá una repercusión importante para el negocio. La interacción con los posibles clientes es esencial para despertar interés por la marca y convertir los clics y conversaciones en compra y fidelidad para el futuro.

Los expertos recomiendan invertir en mejorar la reputación en las redes sociales siempre que se genere tráfico web de calidad. Eligiendo a la empresa correctamente, se puede ahorrar más que con otros medios de publicidad online y offline que no garantizan la misma repercusión.

Youtube funciona igual que cualquier buscador y posiciona los vídeos según el número de visitas que reciben. Además, comprando un paquete que genere muchos clics en un periodo corto de tiempo, da la posibilidad de salir en la portada de la web y entonces, el impacto se multiplica todavía más. Dependiendo de los objetivos que la empresa se haya marcado, se pagará más o menos. Algo menos de 20 euros cuesta obtener cinco mil visitas en una semana a los vídeos de Youtube con la empresa ‘byereviews.com’ que también puede eliminar reseñas de Google, que trabaja con más plataformas como Twitter, que proporcionan mil seguidores por 10 euros, Facebook o Instagram.

Cuidado con las estafas. Algunas web que ofrecen estos servicios están ubicadas en otros países que no cuentan con un espacio para comunicarse con el cliente por si pueden surgir dudas o hay problemas con el suministro. Una manera de descartar fácilmente es observar el diseño de la página. Debe tener secciones que indiquen que está asegurado un buen desempeño de las funciones, como un texto de términos y condiciones. Otro indicio claro de que no es un negocio limpio es cómo tratan la ortografía, en muchos casos es nefasta porque proviene de malas traducciones de otras lenguas.

Para evitar problemas, es conveniente enviar un email con dudas o preguntas a la dirección de contacto que esté publicada o al formulario para comprobar si responden en primera instancia; después, analizar cuánto tiempo tardan y si resuelven todas las cuestiones que se le han planteado. Las políticas de devolución en el caso de que no se esté satisfecho con el servicio o la existencia de un periodo de prueba, tienen que estar muy claras.

No es una estrategia que sólo utilizan las empresas que quieren darse a conocer o promocionar un nuevo producto a través de la reputación online, la notoriedad también la compran los famosos. Un fenómeno muy extendido, que necesita un análisis previo y por supuesto, no es pasaporte seguro hacia el éxito.

Cepsa: la primera petrolera privada de España

En 1929 comienza su andadura como empresa privada. Es uno de los grupos industriales más grandes de España y de Europa por su volumen de facturación. De las petroleras del continente, una de las dos que se han creado sin que ninguna institución pública haya financiación su salida al mercado. La otra es la Royal Dutch Shell, de capital inglés y holandés. Cepsa cuenta con una plantilla de más diez mil trabajadores repartidos por cuatros continentes.

Las Islas Canarias fueron el lugar elegido para establecer la sede porque la ley del monopolio de petróleos de finales de los años veinte, no permitía en la Península a ninguna petrolera privada. Como figura pública estaba CAMPSA (Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos Sociedad Anónima), que se creó durante la dictadura de Primo de Rivera para que el Estado comenzara a gestionar los recursos energéticos del país, controlados en esas fechas por empresas extranjeras como Shell o Standard Oil. Cepsa se decidió por Tenerife por disponer de puerto con líneas internacionales.

Los árabes hacían acto de presencia en la petrolera ya en la década de los 80. Un fondo de inversión energético de Abu Dhabi, IPIC, que aumentó su poder dentro de Cepsa en 2009. Tanto el Banco Santander como Unión Fenosa, vendieron su lote de acciones (la primera agrupaba más de un 30% y la compañía eléctrica un 5%) a la entidad de Emiratos Árabes Unidos. Cada participación se traspasó por un valor de 33 euros. De esta forma se podía calcular el precio total de la empresa: casi 9.000 millones de euros.

Así IPIC se hacía con un 47% de Cepsa, siendo el segundo inversor de la petrolera. Algo más de poder en el accionariado tenía la empresa francesa Total, entre las primeras compañías especializadas en oro negro y gas del mundo, que agrupaba casi el 49% de las participaciones. En 2011, las negociaciones llegaron a buen puerto y los Emiratos Árabes compraban a los franceses todo lo que les quedaba por poseer de la primera petrolera privada de España. IPIC absorbe por completo Cepsa pagando 28 euros por acción, dejando a la empresa con un valor de 7.500 millones de euros. En dos años se ha dejado por el camino un buen pico de su precio.

Según los responsables de Cepsa este control total de IPIC no será para siempre, ya que podría sacar en unos años una parte a la Bolsa. Durante este tiempo, el plan de la petrolera es crecer para intentar mejorar su valor al salir al mercado bursátil.

Cepsa trabaja todas las etapas del petróleo. Se dedica a la extracción y la producción también de gas, refino del crudo, al transporte y a la comercialización de todos los derivados de las energías.

Renting vs Leasing ¿Cuál es la mejor opción?

Para las pymes las posibilidades de acceso a financiación son limitadas debido a las actuales circunstancias de la economía. Sea para mantenerse o para crecer, las empresas necesitan de capital o inversión, y al encontrarse con muchas barreras por parte de la banca para conseguir un crédito, los emprendedores buscan otro tipo de herramientas de financiación, como el renting y el leasing de coches.

Estas dos opciones se orientan medianas y grandes empresas, así como a autónomos o pequeños negocios familiares que deseen por ejemplo, conseguir un coche, o invertir en inmuebles, tipo equipos informáticos. Su principal atractivo está en que ofrecen importantes ventajas fiscales y facilidades de pago. Elegir entre una y otra no es algo sencillo, porque aunque son similares existen entre ellas notables diferencias.

A groso modo, el renting es un contrato de alquiler, que generalmente suele ofrecer algunos servicios adicionales. Una de sus principales ventajas es que el titular queda libre de asumir gastos como seguros, mantenimiento, impuestos o reparaciones. A través de esta opción, la pyme no adquiere el bien, sino que simplemente obtiene el derecho de utilizarlo durante un tiempo determinado.

De esta manera, esta es una muy buena alternativa si lo que se requieren son equipos informáticos, porque se van desvalorizando con el paso del tiempo, o coches, si lo que se desea es cambiarlos seguido. Concretamente, en cuanto a vehículos, una de las cláusulas tiene que ver generalmente con el kilometraje, de modo que si se supera un límite determinado, el responsable tendrá que asumir un pago adicional en su cuota mensual.

Entre tanto, el leasing también es una modalidad de alquiler, también utilizada para vehículos o equipos, que es a su vez es una forma de financiación para terminar adquiriéndolos. Esta opción está regulada por medio de la Ley 26/1988, que declara que la inversión se orienta a la posesión final del bien.

A diferencia del renting, en el leasing el cliente obtiene los derechos y obligaciones que se asumen cuando se toma en propiedad, por ejemplo, un vehículo. De esta manera, el cliente asume los gastos de seguros, mantenimiento, impuestos o reparaciones. No obstante, es una excelente opción por las deducciones y las facilidades de financiación.

Usualmente, este tipo de contrato demanda una duración mínima de dos años y permite la opción de compra del coche o los equipos una vez termine el período de alquiler, de modo que cuando el contrato está a punto finalizar el cliente tiene tres alternativas: puede adquirir el bien realizando el pago de la última cuota de “valor residual”, puede renovar el contrato de alquiler, o simplemente no ejercer la opción de compra y entregarlo.

Entonces, ¿Qué opción financiera es la adecuada? En conclusión, si la intensión de la empresa es la de contar con un vehículo o unos equipos por más de tres o cuatro años, la mejor alternativa es el leasing, porque a la final el cliente puede quedarse con el bien. Esta es una opción recurrente entre las empresas porque brinda financiación al cien por ciento, a largo plazo, y como otra de las ventajas está el fraccionamiento del IVA. Aun así, su desventaja principal es que se paga un alto tipo de interés, incluso superior al de los créditos hipotecarios, y además se debe incurrir en todos los gastos de propiedad.

Ahora bien, si lo que se desea es contar, por ejemplo, con un coche por un periodo máximo de dos o tres años, la mejor opción es el renting, donde simplemente se alquila. En materia fiscal, esta modalidad es vista como una forma de arrendamiento y no de financiación como el leasing, así que las empresas que opten por el renting se verán favorecidas en que las cuotas a pagar, al ser consideradas como gasto, incluido el IVA, son deducibles prácticamente de forma total.

En todo caso, cada vez más crece la oferta de estas opciones herramientas de financiación, puesto que los empresarios las ven más prácticas y rentables frente a los préstamos tradicionales al encontrar en ellas facilidades en la financiación con opción de compra, o un alquiler con los gastos cubiertos.

Radares, ¿prevención de accidentes o recaudación?

Prevenir los accidentes en carretera es una tarea loable y todos los medios que se pongan para evitarlos serán bienvenidos por la población en general. Ahora bien, las dudas surgen cuando la ciudad se siembra de radares móviles y fijos puesto que, ¿realmente tienen el objetivo de evitar accidentes o su afán es el de obtener cuanta más recaudación mejor? La respuesta tiene una doble lectura, por una parte los ayuntamientos de las grandes ciudades aseguran que es para evitar accidentes de tráfico, mientras que los conductores mayoritariamente creen que únicamente están ahí para multar a los conductores y obtener pingües beneficios. En 2017 la Dirección General de Tráfico plantó más de 1.300.000 multas, y tan solo diez de cada cien se hicieron efectivas en carretera.

Parece razonable pensar que si el mayor número de accidentes se produce en carretera, sea en carretera donde más se controle la velocidad. Pues no es así, porque según los datos de 2011 de la propia DGT, poco más de un 1% de accidentes se sucedieron en las ciudades. Luego entonces, ¿por qué se siembran de radares las radiales de las grandes metrópolis como es el caso de la M-30 en Madrid? La respuesta parece obvia: para obtener beneficios.

En España hay alrededor de 180 puntos negros en las carreteras, y según la asociación Automovilistas Europeos Asociados, apenas habría cinco con radares para el control de la velocidad. Entonces, ¿para qué se ponen los radares finalmente? Parece obvio que con afán recaudatorio. En la ciudad de Madrid debe hacer una serie de puntos negros sin controlar puesto que el Ayuntamiento tiene previsto en 2018 duplicar el número de las multas que va a imponer gracias a los radares en la ciudad. (Alcanzarán previsiblemente las 20.000).

Todos los caminos llevan a la misma respuesta, por muchas vueltas que se den. Máxime cuando la nueva Ley de Tráfico multará a aquellos conductores a quienes se les pille con un detector de radar en su vehículo. Así está este país, persiguiendo la velocidad pero obviando los puntos negros de las carreteras españolas. Es necesario velar por la buena conducción pero, ¿no sería necesario también velar realmente por los tramos en los que la velocidad es más peligrosa? Parece que no.

Ahora bien, si a grandes males grandes remedios, las redes sociales se han convertido en el altavoz de aviso a conductores de los puntos exactos donde hay radares. Twitter sobre todo (por su inmediatez) se ha erigido en altavoz de aviso para los conductores, algo que de momento no es ilegal, aunque visto lo visto… De hecho los internautas no avisan de controles de alcoholemia por ejemplo, al volante la tolerancia con el alcohol ha de ser cero. Y aunque la velocidad es una de las principales causas de los accidentes, no lo es en los núcleos urbanos con lo que la implantación de radares en las ciudades no tiene explicación si no es bajo el amparo de la recaudación.

La preocupación por las víctimas en carretera será cierta (o no) pero en ningún caso parece que lo sea el argumento de la implantación de radares en ciudades. Lo que sí deberían hacer es sustituir los guardarraíles en las carreteras por otros elementos, son causa de muerte y de minusvalía para cientos de motoristas. En este aspecto hay un verdadero peligro. Pero, claro, ahí no hay nada que rascar para las arcas públicas.

No + Vello. La franquicia de estética al alza

En tiempos de crisis se venden más barras de labios de color carmín. Esta frase es una leyenda urbana… A medias. Es cierto que cuando hay crisis parece que renace en las personas la necesidad de encontrarse mejor estéticamente, de estar más guapos para hacer frente al mal tiempo.

La franquicia No+Vello, especializada en depilación láser es una de las triunfadoras de esta crisis. Nació hace seis años y su vocación internacional le está ayudando a superar las barreras de un mercado como el español, algo atascado por la crisis. De todos modos la franquicia se ha expandido en territorio nacional con éxito, basando su fórmula en el precio. El cliente paga 30 euros por cada sesión de depilación láser que se practique en cualquier parte del cuerpo.

El mercado del cuidado corporal y la estética está en continuo desarrollo y esta franquicia no exige unas condiciones imposibles para el emprendedor. Generalmente requieren que el nuevo empresario, mayoritariamente una mujer, tenga la mitad de la inversión ahorrada: 15.000 euros en la hucha, al menos. El local que se necesita tampoco ha de ser muy amplio, con unos 40 metros cuadrados bastaría.

Ahora bien, antes de lanzarse al emprendimiento hay que hacer un análisis riguroso de si es viable el negocio en la zona en la que se quiere abrir. Parece que la solución a los problemas de este país estriba únicamente en los emprendedores, y tampoco van a ser ellos los que van a cargar con la responsabilidad de sacar a España de la crisis. Es muy positivo tener iniciativa y plantearse la posibilidad de abrir un negocio en franquicia, pero ante todo hay que pensar con la cabeza y con la calculadora en mano.

La franquicia tiene sus ventajas y sus inconvenientes a nivel económico, pero tal vez sea demasiado tarde para abrir un negocio de este tipo en las grandes ciudades donde las franquicias de estética se han multiplicado en los últimos cinco años a la velocidad del rayo. Para abrir una franquicia de No+Vello se aconseja situarla en un núcleo poblacional de al menos unas 10.000 personas, para tener un público objetivo que permita llevar a buen puerto el negocio. Además requerirá mínimo de dos personas, la persona titular de la franquicia y la persona especialista en la eliminación del vello.

Ha sido un negocio de éxito, pero tal vez el tren de la depilación a través de esta técnica haya pasado. Su fórmula de crecimiento se alimenta sobre todo de países diferentes al español. Todo depende de si se encuentra con el nicho de mercado adecuado para tener visibilidad, pero es conveniente no dejarse llevar por los buenos tiempos que haya vivido esta o cualquier otra franquicia. Éxitos pasados nunca son garantía de que en el futuro se vuelvan a ganar los partidos.

Las ventajas de la energía solar

La energía solar es la energía que se obtiene de la radiación electromagnética procedente del Sol. Esta energía es aprovechada a través de captadores que consiguen convertir ese calor en energía eléctrica. Aunque los dispositivos suelen ser caros, las ventajas que ofrece con el tiempo son mayores. A través de esta energía renovable se puede conseguir erradicar una parte de la contaminación mundial. Como son energías limpias permiten obtener energía eléctrica sin la necesidad de aparatos contaminantes.

La explotación de la energía solar puede realizarse de dos maneras diferentes. Como fuente de calor para sistemas solares térmicos, o como fuente de electricidad para sistemas solares fotovoltaicos. Este último es el más utilizado a través de los paneles solares. Compuestos por células solares consiguen transformar la energía luminosa en energía eléctrica. Por lo general las células están conectadas entre sí por un circuito en serie. De esta forma aumenta la tensión de salida de la electricidad.

Las ventajas medioambientales que produce la energía solar son diversas. Para empezar proviene de una fuente inagotable que es el sol y por eso no contamina. No necesita la presencia de ningún otro recurso ni de suministros contaminantes. Con esta fuente renovable de energía un país consigue mucha autonomía puesto que no tendrá que pedirles a otros países suministro energético. Además la mayor producción coincide con las horas de mayor consumo. En las horas centrales del día es cuando más energía se necesita coincidiendo con el momento en que hay más sol.

El sistema que precisa este tipo de suministros es muy sencillo de instalar y puede hacerse en cualquier lugar y de cualquier tamaño. En función de las necesidades posee un sistema de regulación donde el usuario puede regular su potencia. Son mecanismos tan sencillos que apenas tienen averías y duran durante muchos años. Aunque su principal ventaja es que promueve la preservación del medio ambiente y supone un compromiso con la innovación y la sostenibilidad del planeta.

En una universidad australiana han conseguido desarrollar un material que reduce en un 80 por ciento el coste de fabricación de los paneles. Utilizan un mineral más barato y de alta eficiencia que absorbe la luz hasta un 25 por ciento. De esta forma se estarán abaratando los costes de una energía limpia y muy necesaria para el planeta. La contaminación alcanza niveles muy elevados y es preciso utilizar este tipo de fuentes que tengan un alto grado de compromiso con la salvaguarda del medio ambiente.

Jamón ibérico: producto tradicional que se adapta a las tendencias

El consumo ha caído pero las exportaciones crecen cada año. El jamón ibérico no ha sido un producto completamente regulado hasta ahora. Los negocios jamoneros se han ido adaptando a las nuevas modas, han facilitado el consumo con empaquetados y lonchas individuales. Ha creado nuevas figuras en torno al producto, como el cortador. España ocupa el octavo puesto en la lista mundial de países que exportan productos agroalimentarios.

El control del proceso de venta del jamón ibérico no se ha cumplido. Se confunden las denominaciones de origen con marcas comerciales y las empresas han aprovechado para promocionar sus productos con categorías que no existen en la clasificación oficial del Ministerio de Agricultura.

Italia ha sido el primer país que se ha apuntado a comerciar con el jamón ibérico, eso sí, llegado de Extremadura. El sector ha reclamado medidas de protección para que sólo se produzca jamón en las zonas históricas, las dehesas. Estos casos pueden suponer un problema para el negocio del ibérico español, viendo el beneficio y el uso que hacen los chinos del cerdo, mejor no dar ideas.

En el primer semestre de 2018, se han recaudado unos veinte millones de euros más que en el año anterior. Los vecinos Francia y Portugal, y también Alemania son los que más jamón consumen. Los europeos hacen que la balanza siga siendo positiva porque los envíos al resto del mundo han bajado. Una de las causas principales ha sido la prohibición al jamón español que hicieron Rusia y Argentina. El país gobernado por Cristina Kirchner acabó con las importaciones del producto español estrella, según la política, para proteger su mercado. Casualmente fue poco después de la expropiación de la petrolera YPF a Repsol, cuando las relaciones comerciales entre los dos países pasaban por su peor momento.

El éxito del producto y la cantidad de empresas dedicadas a su comercialización, han hecho que se aguce el ingenio para diferenciarse del resto. La simple página web con sistema de pago electrónico no es suficiente y se ha dado el paso a la comunicación 2.0. El secadero Jamones Abuxarra de la Alpujarra granadina creó la iniciativa “Apadrina un jamón” con la que pretende dar a conocer la marca a través de los vídeos de los interesados y su circulación por internet, los clientes no tienen ningún compromiso de compra. En el proceso de salazón, las patas ya llevan su placa identificativa con los nombres que cada cliente ha escogido para su criatura. A los felices padrinos les dicen el peso y les envían una foto. En la cartilla que recibe el cliente, puede ir completando los datos relativos a la curación del jamón que se les ofrece a través del canal de Youtube de la empresa y las redes sociales.

Forbes: la autoridad en los rankings

Los ojos del mundo siguen sus publicaciones con atención y curiosidad. Se trata de Forbes, la revista económico-financiera especializada en publicar rankings, tanto del área empresarial, como de las personas más ricas, poderosas e influyentes del planeta.

Que Carlos Slim es el hombre más rico del mundo o que Ángela Merkel es la mujer más poderosa… Estos son datos que son replicados como pan caliente en los telediarios, la red y, prácticamente, en todos los medios de comunicación y que, incluso, generan debate y opinión pública. Precisamente, esta popularidad ha convertido a la revista no sólo en un referente de información en los temas de rankings de riqueza y poder, sino en líder y autoridad indiscutible en el tema.

En efecto, desde hace 26 años, la revista fundada en 1917 por el economista financiero escocés B.C. Forbes ha sabido cubrir todos los frentes para que todo tipo de público, de una u otra forma, se interese por conocer los famosos listados. Algunos de sus rankings más populares son Forbes 400 que recoge a las 400 personas más ricas en Estados Unidos; Forbes 500, en referencia a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, y una larga relación donde se detallan las personas más ricas del mundo, las celebridades más ricas del mundo, las mujeres más poderosas del mundo, las celebridades más influyentes, los 20 menores de 25: jóvenes, ricos y famosos, las personas más ricas de España o los deportistas mejor pagados del mundo.

Evidentemente, no cualquiera es tenido en cuenta en un listado de Forbes. Para entrar, el principal requisito es tener una fortuna mínima de mil millones de dólares. Ya en cuestiones de clasificación, la revista tiene en consideración la cantidad neta de la fortuna, cómo se logró (por ejemplo, si fue conseguida a partir del trabajo o si fue heredada), el tipo de negocio con el que se ha conseguido la riqueza y, en segunda instancia, el lugar de residencia y la nacionalidad.

Aunque parezca un asunto trivial, los resultados de la revista despiertan en muchos de los enlistados algún que otro descontento. Este ha sido el caso de Alwaleed Bin Talal, un príncipe saudí que, este año, manifestó su enfado por el listado de los hombres más ricos del mundo. Según considera el magnate, el lugar 26 que ocupaba no correspondía con su nivel de riqueza, así que emitió un comunicado donde cuestionaba los criterios de la revista y decidió romper su relación con ella. Como era de esperar, la revista aprovechó para dedicarle un artículo donde criticaba la opulencia y egocentrismo del príncipe.

A pesar de que la revista ofrece diversa información sobre la economía y el sector financiero, es prácticamente conocida y posicionada enteramente gracias a sus listas. Listas no ajenas a las criticas, porque rankings como los diez personajes de ficción más ricos o los muertos más ricos del mundo son calificados por algunos como información light, inútil o que aporta poco valor. Aun así, el mercado demuestra que le atraen las comparativas y escalafones que ofrece Forbes, tal vez porque apela al espíritu de competencia que las personas llevan dentro o por una simple cuestión de curiosidad.

Ferrovial: creciendo en el exterior

Nacido en 1952 y presidido por Rafael del Pino, Ferrovial es el 10º grupo más potente de España, con unos ingresos de casi 15.000 millones de euros, una plantilla de más de 57.000 trabajadores y presencia en 15 países. Precisamente, esa proyección hacia el exterior (el 68% de los proyectos que tiene en su portfolio se encuentra lejos de España) ha sido una de las razones de la resistencia de la compañía al azote de la crisis, lo que, por supuesto, no significa que sus números no hayan acusado el batacazo de la construcción y el sector inmobiliario.

Desde 2008 Ferrovial ha apostado con particular interés por la diversificación de su actividad, la entrada en nuevos mercados y el adelgazamiento de la deuda. Ha empezado a trabajar en Estados Unidos (está trazando varias autopistas), se ha posicionado en Brasil (ha ganado un concurso para hacer una autovía y puja por un contrato para gestionar un aeropuerto) y tiene los ojos puestos en Australia. Además, cuenta con una posición consolidada en Reino Unido, Chile, Polonia y Canadá.

En cuanto al compromiso con la diversificación, el grupo pretende robustecer los negocios que no están directamente relacionados con la vivienda y la construcción; en este sentido, ha puesto el foco en el área de servicios, que en 2017 creció por encima del 20% en comparación con el ejercicio anterior. Por medio de varias filiales (Amey, Cespa y Ferroser), se encarga del mantenimiento y la conservación de infraestructuras y de la gestión de diversos servicios urbanos y medioambientales; su objetivo es que este tipo de tareas supongan una facturación de 4.000 millones de euros en 2018 (ahora constituyen algo menos de 3.000). De momento, se ha hecho con un contrato de Renfe para asumir la restauración en el AVE y en los trenes de larga distancia.

Ferrovial ha reestructurado su deuda mediante emisiones de bonos y ha emprendido importantes desinversiones; por ejemplo, se ha desecho de un 8,6% de Heathrow Airport Holdings, la empresa que gestiona el principal aeropuerto de Londres (mantiene una participación del 25%), con lo que se ha embolsado 460 millones de euros. Esta estrategia de adelgazamiento le ha permitido hacer algunas compras: la inglesa Enterprise y el 70% de la chilena Steel Ingeniería, con un precio de 21 millones de euros y perfecta para apuntalar la presencia de la compañía en el mercado de América Latina.

Evo Banco ¿una nueva forma de hacer banca?

Hace casi un par de años, los televisores anunciaban una nueva forma de hacer banca. La publicidad en torno a este nuevo banco invadía las marquesinas de todas las ciudades de España. Su nombre de presentación era Evo y su misión, hacer una banca inteligente, transparente, sencilla e innovadora. Sinceramente, cuesta creer todo esto ya que, en la actualdiad, la confianza de los ciudadanos en el sector bancario brilla por su ausencia.

NGC Banco S.A., más conocida como Novacaixagalicia, apostó por esta marca comercial que nació en marzo de 2012. Esta entidad apuesta por la banca online, sinónimo de confort para el cliente. Evo busca que el usuario destine el menor tiempo posible a realizar las gestiones derivadas de un banco. Su filosofía es la banca inteligente; un lema que le ha permitido ganar multitud de adeptos gracias a la comodidad que ofrece la banca onlie. Además, Evo Banco mezcla también los valores del banco tradicional, por lo que cuenta con una red de ochenta oficinas ubicadas en las principales ciudades de España. Desde su creación, Evo Banco ha registrado al mes más de nueve mil clientes nuevos.

Evo Banco permite gestionar todos los ahorros de sus clientes de forma automática, de manera que genere el mayor beneficio posible. De esta forma, se crea la “Cuenta inteligente” que, en realidad, son dos cuentas. Una es la que se utiliza de forma habitual y otra es la cuenta de ahorro. Son simultáneas entre sí y el dinero de una a otra se transfiere de forma automática, de manera que permite optimizar el ahorro.

La “Cuenta inteligente” está exenta de comisiones y dispone de dos tipos de tarjetas diferentes. La primera es de débito y permite retirar dinero de forma gratuita en cualquier cajero, independientemente de la red a la que pertenezcan. Por el contrario, la segunda tarjeta que ofrece es de crédito y siempre devuelve el 1% del valor de lo comprado con ella.
Realmente Evo no es un banco nuevo, constituye una marca comercial de un banco tradicional como es Novacaixagalicia. Simplemente, apuesta por fórmulas innovadoras en las que priman la comodidad de sus clientes, la rentabilidad en el ahorro y la transparencia.

El pasado mes de septiembre, Novacaixagalicia vendió toda la red de oficinas de Evo que operaban en territorio español a la entidad americana Apollo Management. El valor de la transacción económica se sitúa en torno a los 60 millones de euros. De esta forma, Evo Banco se constituirá como una entidad financiera independiente. Además, la gestión de Apollo Management permitirá reforzar la entidad para convertirlo en un banco estable dentro del sistema financiero español.